Qué ver cerca de Marrakech: la guía más completa

Qué ver cerca de Marrakech: la guía más completa

Marrakech es una de las cuatros ciudades imperiales  de Marruecos. Está ubicado al oeste del país. Es un centro económico importante que posee palacios, mezquitas y jardines, por lo que es buen lugar para los turistas que viajan por primera vez al territorio marrueco y desean conocer más sobre su cultura e historia.

Marrakech es una ciudad majzén, que significa imperial, donde sucesivas dinastías que la han poblado han enriquecido el lugar, motivo por el cual muchos visitantes a Marruecos se dirigen a dicho lugar. Esto la ha convertido en uno de los centros culturales más importantes del país.

Al ser una ciudad capital turística, se caracteriza por ser muy viva, sus festivales y zocos, que son los mercados. Si te decides por viajar a Marrakech, debes tener en cuenta diferentes aspectos que te harán disfrutar aún más el viaje.

Qué ver cerca de Marrakech: la guía más completa

Lugares que no te puedes perder en tu visita por Marrakech

Su gran popularidad se debe a su estructura medieval amurallada y su población, que datan del período del Imperio Bereber. Cuenta con muchos pasajes que parecen laberintos, así como los famosos mercados, en donde puedes comprar todo tipo de joyas, cerámicas y tejidos tradicionales.

En realidad, posee muchos lugares turísticos, los cuales valen la pena visitar al menos una vez, ya que proporcionan una experiencia fascinante, por lo que estaremos resaltando aquellos considerados como los mejores y más amados por los visitantes.

La Mezquita Kuotoubia

Se ha vuelto el ícono de la ciudad y es inconfundible, aún a muchos kilómetros. La Mezquita Kuotoubia posee un minarete de 66 metros, lo que la convierte en una de las más grandes del mundo. Se encuentra cerca de la Plaza Jemaa el Fna, así que las personas tienen oportunidad de observarla desde muchos ángulos.

Sin embargo, no es posible acceder a ella, ya que, al igual que otras mezquitas, la entrada a “no musulmanes” está totalmente prohibida.

Los zocos de la medina

En toda la medina de la ciudad se encuentran los llamados zocos, que son los puestos de paradas donde puedes regatear o comprar. Suelen estar abiertos casi todo el día y se dividen por zonas según el tipo de producto que vendan. No obstante, son muy concurridos, así que puedes encontrar mucho caos.

Se puede acceder desde el lateral del norte de la Plaza Jemaa el Fna. El lugar parece un laberinto lleno de tiendas y unos pocos puestos de comida. Allí puedes encontrar ropa, especias, tintes, artículos hechos con piel como bolsos y monederos, faroles de metal, juegos de té y más.

El palacio de la Bahía

Se construyó a finales del siglo XIX con el pensamiento de ser el palacio más impresionante que haya podido existir. Es un conjunto de edificios y jardines de estilo árabe que ocupan 8 hectáreas situados en la parte sur de la Medina, aproximadamente 20 minutos caminando desde la plaza Jemaa el Fna.

Entre sus zonas más destacadas se encuentra el harén, que está rodeado de las habitaciones de las concubinas y un estanque en el patio central. Actualmente no tiene algún objeto en su interior. Lo único que perdura es la decoración de sus paredes, los techos y puertas de madera

Plaza de Jemaa el Fna

Es la famosa plaza de Marrakech, considerada el corazón de la ciudad. Es el sitio que más expresa la forma de vida y cultura de sus pobladores, así como otras congregaciones de razas. Su propósito es destacar la importancia del interior más que del exterior.

Desde esta plaza se puede apreciar al horizonte la silueta del miranete de la Mezquita Kuotoubia. En realidad, es de los pocos edificios que se encuentran a sus alrededores, ya que la plaza se caracteriza más por la cantidad de personas que se encuentran allí.

Desde músicos, monos y encantadores de serpientes hasta cuenta cuentos, aguadores, puesto de hennas, malabaristas y comerciantes. Por este motivo, el espectáculo de la plaza es casi imposible de comparar. Además, fue declarada por la Unesco como patrimonio Oral e Intangible de la humanidad.

Los jardines de la Menara

La menara es un gran jardín repleto de árboles de olivo que pertenece a la dinastía Almohade. Es uno de los más famosos y fotografiados. Se encuentra en el extremo sur de la ciudad, alrededor de 45 minutos caminando de la Plaza Jemaa el Fna.

Está formado por un cercado de 3 kilómetros de longitud por 1,5 kilómetros de ancho conformados por los árboles frutales y un estanque artificial. Cerca se puede observar un pabellón cubierto de tejas de color verde llamado Minzah.

Las personas se dirigen a este lugar para relajarse. Incluso, es casi una costumbre que los habitantes de la ciudad visiten los jardines en familia, para pasar un rato y compartir alejados del bullicio del centro de Marrakech.

El palacio el Badi

Es un palacio ubicado a pocos metros de la Plaza. Se construyó a finales del siglo XVI, luego de que el sultán Ahmed al-Mansour derrotara a las tropas portuguesas durante la batalla de los Tres Reyes, con el propósito de ser el edificio más lujoso, lo que explica su nombre, que significa “el incomparable”.

Lo que queda en este momento, en su mayoría, es ruina. Sin embargo, aún quedan zonas visitables, como una explanada repleta de frutas y los muros, en donde se pueden obtener vistas del entorno. La estructura guarda toda una historia que sirve como marco del festival de folklore marroquí que se lleva a cabo cada año.

Las tumbas Saadies

Es uno de los monumentos más visitados y difíciles de acceder. Se encuentran ubicadas en el barrio de las Kasbah, al lado derecho de la mezquita Moulay el Yazid y cerca de la puerta Bab Agnaou. Antes de llegar, es necesario atravesar un pasadizo.

Las tumbas de los miembros de la dinastía Saadí están en el mausoleo de la Sala de las Doce Columnas, las cuales están hechas de mármol blanco y sostienen una cúpula de madera digna de admirar.

A sus lados está la Sala de Mirhab y la Sala de los Tres Nichos. Aunque son más pequeñas, también vale la pena visitar.  Por otro lado, las tumbas de los soldados y sirvientes descansan en los jardines.

Dar Si Said

Está ubicado cerca del Palacio de la Bahía. Es un palacio que se construyó a mediados del siglo XIX.

En la actualidad es una sede del Museo de las Artes de Marruecos, debido a su artesanía. En él se puede apreciar la arquitectura, decoración y obras de arte como alfombras, joyas, tejidos y más. Es considerado uno de los edificios más bonitos de Marrakech.

El Mellah

Conocido también como el barrio judío,  se creó en 1559 hasta 1936. Para aquel entonces, el Mellah de Marrakech fue uno de los más grandes e importantes de su época, alcanzando una población de 16.000 mil habitantes. Ahora se calcula que sólo unos 300 judíos viven allí. El resto son musulmanes.

Está junto al Palacio Real, ya que era una ubicación estratégica que proporcionaba seguridad. También estaba rodeado por murallas. Su acceso era mediante dos puertas, por donde podían llegar hasta la Medina.

Ellas eran custodiadas por soldados y durante la noche se cerraban, así que los judíos sólo podían entrar y salir en el día. Si quieres llegar hasta él, debes atravesar la plaza des Ferblantiers.

¿Qué ver cerca de Marrakech?

Después de terminar de conocer todo lo imprescindible que se puede encontrar en Marrakech, no olvides acercarte a sus alrededores, donde se ubican muchos parques, ríos y construcciones con mucho valor histórico.

Lo más recomendable al visitar estos lugares, es hacerlo en compañía de guías turísticos, pues ellos se encargarán de explicarte cada uno de los sitios y su importancia.

La Cordillera del Atlas

Es la cordillera más grande del norte del continente africano. Junto al desierto del Sahara, se ha convertido en uno de los lugares más diversos y extraordinarios que ver cerca de Marrakech, así como un paraíso para las personas que disfrutan de las emociones naturales.

Se encuentra ubicado en el Toukbal, que es la montaña más alta del norte africano, con una altura de 4.167 metros, la cual queda a 100 metros de la ciudad. Además de poder disfrutar de frondosos valles rodeados de ríos, también cuenta con rutas para ciclistas y excursiones reservadas para los amantes del alpinismo.

Cerca se ubica la pequeña localidad de Imlil, en donde se pueden comprar frutas y pasar el rato con sus cafés.

En caso de que prefieras admirar los paisajes del Atlas desde otros lugares que requieran menos esfuerzo para llegar, puedes optar por las excursiones en los Tres Valles, que son de los ríos Asni, Ourika y Oukaimeden.

El Palmeral

Es un parque milenario en el que se encuentran más de 100.000 mil palmeras por toda su extensión. El palmeral se formó durante la dinastía almorávide. No obstante, aún en la actualidad sigue siendo un gran productor de la ciudad, debido a los cultivos de dátiles y madera de los troncos de las palmeras.

Para llegar, es necesario tomar un transporte, como un taxi, ya que está alejado unos 10 kilómetros del centro. Ahora bien, lo increíble de esta zona son las actividades que puedes hacer, pues, además de admirar la esencia tropical, puedes dar un paseo tranquilo sobre un camello una ruta en squad por el agua.

Ait Ben Haddou

Es una alcazaba muy popular entre los turistas, ya que la Unesco la nombró como un Patrimonio de la Humanidad, debido a su autenticidad. Todas las estructuras se levantaron usando barro y piedra. Hasta el día de hoy es uno de los ksar mejor conservados de Marruecos.

Para acceder o salir de ella, era necesario atravesar por alguna de las dos puertas que eran controladas, para regular el tránsito en su interior. En Ait Ben Haddou todavía perduran construcciones históricas, tales como el antiguo castillo almenado y la Mezquita, gracias a las diversas torres fortificadas que los rodean.

El Valle de Ourika

Se encuentra a una hora de la ciudad. Es un valle verde que las personas visitan para desconectarse de lo que les rodea. Por lo general, los tiempos de descanso y liberación son los más disfrutables. Aunque, si te gusta la adrenalina, también puedes dar un paseo en rafting.

Lo más recomendable en este lugar es usar zapatos que permitan andar cómodos sobre terrenos poco favorecedores.

Se puede decir que unas de las mayores impresiones de Ourika son las sietes cascadas de Setti Fatma. Además, se puede sumar un paseo en camello, para que el resultado sea quedar encantado del lugar.

Las Cascadas Ouzoud

Las Cascadas Ouzoud están situadas junto al pueblo de Tanaghmeilt. Para llegar a ellas es necesario antes pasar por el Valle de Ourika. Este es uno de los lugares más refrescantes cercanos a Marrakech. Puedes darte baños en las aguas,  realizar excursiones a media montaña o simplemente descansar con el sonido de fondo.

En su entorno se encuentran diversos negocios hoteleros y comerciales, como restaurantes que sirven su comida en el cauce del río, para que los visitantes disfruten de su comida con sus pies sumergidos en el agua. Así mismo, se puede comprar todo tipo de artesanías.

Aghmat

Es una ciudad bereber antigua muy importante catalogada como un tesoro arqueológico. Está a 30 kilómetros de Marrakech y es parte de las murallas de la ciudad, baños turcos y es el lugar de reposo de la tumba de Al-Mu’tamid, quien fue un mausoleo erigido en el año 70 con una cúpula del estilo almorávide.

En ella podrás apreciar la arquitectura antigua de las casas. Es un lugar turístico ideal para los hambrientos de historia.

El desierto de Sahara

No hay dudas de que el desierto de Sahara es uno de las atracciones turísticas más relevantes entre los viajeros. Y lo mejor de todo es que pueden pasar hasta una noche entera en el más grande desierto cálido del mundo, el cual se extiende por más de nueve millones de kilómetros cuadrados.

Sin mucho esfuerzo se pueden apreciar las millones de constelaciones en el cielo, debido a que no hay contaminación lumínica. Además, al amanecer, sobre las dunas del desierto se puede contemplar la salida del sol.

Para conocer más lugares, están disponibles las excursiones que inician en Merzouga y finaliza en Zagora, pero antes atravesando un pequeño pueblo llamado Ramlia. Así tendrás la oportunidad de descubrir paisajes inolvidables, como las dunas, valles desecados, planicies áridas, oasis y demás.

Essaouria

Es un pueblo que posee grandes playas y tiene como medios de transporte camellos y dromedarios, tanto para trasladarse los propios lugares o como recreo para visitantes. Los ciudadanos de Marrakech acuden con frecuencia a este lugar, para darse una zambullida en el mar.

Se encuentra a 177 kilómetros de la ciudad, pero vale la pena, puesto que, además de disfrutar un día de playa, también se pueden recorrer las calles y comprar en ellas.

Guía para viajar a Marrakech

Si piensas viajar a Marrakech o estás considerándolo, lo mejor es que te informes con todo lo relacionado al viaje, para que optimes tu experiencia. Son sólo datos a considerar, por lo que no son obligatorios, pero sí te pueden ayudar.

¿En qué temporada visitar Marrakech?

Aún cuando los visitantes pueden disfrutar en cualquier momento de Marrakech, lo ideal es visitarlo durante los meses templados. Esto se debe a que en la temporada de calor, la temperatura elevada puede agobiar a las personas, así que es recomendable viajar durante Septiembre hasta Marzo aproximadamente.

No obstante, si quieres presenciar en vivo y en directo el principal festival cultural de la ciudad, debes viajar a principios de Junio o un poco antes, ya que en esos días se efectúa.

¿Dónde comer en Marrakech?

Debido a que es una ciudad turística, ofrece una gran variedad de platillos a escoger, los cuales se adaptan al gusto y bolsillo de las personas, ya que puedes comer en restaurantes económicos o de lujo.

Entre los restaurantes económicos más famosos se encuentran el Café de France, Restaurante Le Marrakchi, Chez Chegrouni, Palais Jad Mahal, Pizzeria Venezia y Dar es Salam. Los más lujosos son Le Stylia, Restaurante Riad Tamsna y Casino de Marrakech.

¿Dónde dormir en Marrakech?

Parecido a los restaurantes, la ciudad también está apta para todos los bolsillos en cuanto hospedaje, así que puedes escoger uno de menor o mayor calidad, según tu presupuesto.

Los más económicos son hoteles de una, dos o tres estrellas, también llamados hostales, albergues y apartamentos turísticos, mientras que los más costosos son los riads, que son casas antiguas o palacios construidos cerca de jardines o patios centrales, así como los resorts, los cuales son hoteles cinco estrellas.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *