¿Cuándo se fundó Marrakech?

¿Cuándo se fundó Marrakech?

La fascinante historia de la ciudad de Marrakech comienza en el año de 1062, gracias a su fundador, Ibn Tasfin. Fue él quien instaló su dinastía de almorávides en estas tierras con escuelas que propagaban la fe, mediante las cuales se apoderaron de todo Marruecos.

Es por ello que, se considera a Ibn Tasfin como el padre precursor de Marrakech. Aunque, fue el califa de almorávide, Abd al-min quién ordenó la construcción de las dos primeras mezquitas, una de ellas muy famosas a nivel mundial y reconocida hoy en día con el nombre de Koutoubia.

Está inspirada en el arte de Al Andalus y tiene ciertos aires de diseño a la Giralda. Tiempo después, una vez fueron desterrados los almorávides se instaló en Marruecos una nueva dinastía que negaba la intercesión de los morabitos antes Dios, eran llamados la dinastía de los almohades.

¿Cuándo se fundó Marrakech?

Historia

Durante el período de almohades, Marrakech tuvo bastante crecimiento y floreció ante el mundo.

Aún existen numerosas construcciones que evocan esos recuerdos de sus inicios, como la entrada majestuosa de Qasba, por ejemplo, una fortaleza en la que se puede observar también una mezquita.

Posteriormente, llega el momento de la dinastía de los benimerines, quienes lograron conquistar la ciudad gracias a la ayuda de Fernando II. En esta época la ciudad sufrió un alto nivel de abandono y no hay grandes características que valgan la pena resaltar en este período.

Llegó el turno de los Wattasi, y de allí a los Jerifes. Estos últimos eran descendientes directos de Mahoma, gracias al matrimonio entre Fátima y Alí. De esta unión se desprende el nombre de Alauíes, la dinastía que gobierna y lidera el actual rey de Marruecos.

Son conocidos también como “Los Jerifes”, quienes ascienden al poder concretamente en el siglo XVI hasta nuestros días. Desde aquella etapa se han construido más mezquitas, entre ellas la de Bab Dukkala, Sidi al-Yazuli y la de Muassin.

Evolución

Marrakech es una ciudad que ha visto desfilar a figuras de diversas nacionalidades, ya sea para atacar a los corsarios, para evitar la pirateria o tomar por completo el control de todos sus bienes naturales, desde franceses, portugueses y españoles forman parte de su historia.

Se trata de una historia bastante agitada y peleada por muchos bandos, hasta que Marruecos logró su independencia en el año de 1956 luego de ninguna época de tranquilidad pero si excesivas ambiciones entre países europeos que se mataban entre sí.

Marrakech dejó de ser la capital oficial de Marruecos en el año 1911, y su lugar es ocupado por Rabat. Pero, a pesar de ello, sigue siendo el principal atractivo turístico de la zona y se mantiene gracias a los ingresos que recibe de esta actividad.

Es también una ciudad agrícola bastante productiva, capaz de exportar todos sus alimentos a Europa, además de conservas vegetales.

Dentro de su región, es el centro comercial por excelencia, además de ser pioneros en transportar todo el mineral que se logra extraer en Atlas.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *